Problemas Alimenticios en África

En la actualidad es conocida la condición de desnutrición en el continente africano, y es un tema que mayormente es dado por sentado, ya que es un problema de varias décadas de duración y cada vez este empeora más y más. La desnutrición se hace más notoria y grave en los 27 países que están ubicados al sur del desierto del Sahara.

La falta de alimentos en África está ligada principalmente al poco cultivo, la falta de agua, la infertilidad del suelo, los conflictos bélicos, gobiernos interesados en el enriquecimiento propio y no de su país, la explotación de los recursos naturales por compañías privadas lo que produce la expatriación de las ganancias obtenidas en suelo africano y las enfermedades como el VIH, ébola, malaria y tuberculosis que impiden el desarrollo óptimo de la nación.

Los problemas de agua también forman parte importante de las condiciones de desnutrición de los habitantes de muchos países africanos. La mayoría tan solo logra beber agua no potable y hasta putrefacta, lo que genera gran número de enfermedades estomacales y larvas en los intestinos de quienes la toman, lo cual resulta en que esta condición intestinal sea la afección más común en el continente.

La cuarta parte de toda la población está en estado de desnutrición y su mayoría, está literalmente al borde de la muerte. Los principales afectados son los niños, embarazadas, ancianos y enfermos, llegando a una cifra de aproximadamente 200 millones de personas siendo víctimas del hambruna.

Se estima que anualmente fallecen unos 31 millones de niños menores de cinco años por desnutrición en el mundo, y la mayoría de estos infantes son africanos. Esta cifra significa que estadísticamente fallece un niño cada diez segundos.

La desnutrición africana está en un nivel tal alto, que el cuerpo humano de consume a si mismo y destruye los tejidos musculares y óseos para obtener alguna energía de estos, además los ácidos gástricos consumen y digieren a las paredes del estómago. Los huesos son altamente frágiles, y una mínima caída los fractura inevitablemente. El amamantamiento de las madres a sus hijos en imposible, ya que ellas no poseen ni líquidos, ni grasas, ni vitaminas en su cuerpo que permitan que la creación de leche se produzca naturalmente.

La aparición de enfermedades como la diarrea, comúnmente causan la muerte, dado a la pérdida de líquidos, la imposibilidad de la absorción de los nutrientes de los alimentos ingeridos. La posibilidad de enfermarse en muy alta, dado que la capacidad de defensa del sistema inmune de las personas en estado de desnutrición es muy baja, puesto que el cuerpo no tiene recursos energéticos y vitamínicos con los cuales crear nuevos anticuerpos.

A pesar de que todos relacionemos a África con desiertos calurosos; muchas personas mueren anualmente por hipotermia, ya que no poseen vestimentas ni algún recurso que les permita protegerse de las bajas de temperaturas, aunado con la falta de grasa en el cuerpo, que facilita la perdida de energía calórica.

La solución definitiva de este desastre no pasa por otorgarle alimentos mediante ayudas humanitarias por dos razones principales:

  • Se ha comprobado que mafias controlan la recepción de los alimentos dados por aviones de la cruz roja y la ONU, e impiden que la comunidad africana desarmada tenga acceso a la comida que los podrían salvar de la muerte.
  • No se elimina el problema real, que es la producción casi nula de alimentos en el continente por distintos motivos y la recepción de agua potable para cada familia, que les permitiría tener mayores posibilidades para alimentarse con nuevos alimentos.

La solución a esta catástrofe está en manos de los gobiernos africanos y las súper potencial mundiales, que están en capacidad de ayudarlos a resurgir como continente de alto desarrollo económico y tecnológico, que puede aportar grandes descubrimientos científicos que ayuden al planeta a conseguir un mejor mañana.